El Síndrome del Impostor

¿Te sientes bloqueado y no tomas acción en aquello que te propones porque crees que necesitas aprender más?

¿Sientes que aunque hayas leído varios libros o pasado varias miles de horas sobre un asunto, no eres lo suficientemente experto o con conocimientos suficientes sobre el tema para compartir lo que ya sabes al resto del mundo?

¿Las personas que te conocen bien dicen que tienes mucho potencial y que podrías ayudar a los demás si compartes tu historia personal sobre cómo superaste un obstáculo o problema pero tú te quitas mérito o no lo ves para tanto?

¿Te comparas con los que te rodean y te sientes un aficionado aún logrado cosas que los demás admiran de ti?

Si has contestado a todas o a varias de estas preguntas con un sí, ¡enhorabuena! Porque es probable que sufras el Síndrome del Impostor, y puede que acabes de ser consciente de ello.

Yo mismo lo he padecido durante mucho tiempo y lo que provoca es que no tomes acción, a mí me provocaba que no empezara este blog.

Y es por este motivo que decidí empezar el blog escribiendo, precisamente, sobre lo que me impedía escribirlo y a la vez demostrarme a mí mismo que está superado!

En este artículo te contaré que es más en detalle este síndrome que sufren casi el 70% de las personas alguna vez en sus vidas y que a muchas les impide avanzar en sus proyectos o emprendimientos y como superarlo cuando aparezca. ¿Me acompañas?

 

¿QUE ES EL SÍNDROME DEL IMPOSTOR?

 

El Síndrome del Impostor es un tipo de miedo que genera nuestra mente. Es un miedo que como tal, nos sirve para evitar lo que cree la mente podría ser un mal mayor. Como muchos tipos de miedos hace que nos paralicemos y no tomemos acción.

Este miedo está relacionado con el miedo escénico o el qué dirán sobre ti, ya que se centra en evaluar tu competencia en algún asunto y el temor a ser descubiertas como personas insuficientemente capaces o expertas en relación al asunto en cuestión.

Además, como todo miedo, se alimenta de nuestras creencias limitantes y se legitima en nombre de la racionalidad y de la madurez. Estas creencias parten de suposiciones acerca de la vida y de la propia persona que asumimos como ciertas. Algunas nos las inculcan en la familia, contexto cultural o en la época escolar, otras las asumimos como nosotros.

Comparto un ejemplo muy sencillo sobre creencias limitantes a través de un mini cuento que puede darte un “Aha moment” como me la dio a mí, de Jorge Bucay , llamado El Elefante Encadenado

Como el ejemplo del elefante encadenado, el que no actuemos o tomemos acción es debido a una creencia limitante concreta que viene originalmente por un pensamiento con categoría de hecho “yo no puedo porque ya lo intente antes o de la película que te cuentes”.

Desde Séneca, Marco Aurelio y demás autores filosóficos clásicos, los seres humanos sabemos que las emociones son el origen de nuestras acciones. Emoción viene del origen “Emotio”, que significa <<aquello que te mueve hacia>>. Y la emoción viene originada por un pensamiento.

Así pues el PENSAMIENTO = EMOCIÓN = ACCIÓN

El cerebro es el órgano que consume más energía de nuestro organismo,  y para no fundirnos la batería en pocas horas cual móvil con “pantallote”, nuestro cerebro almacena y clasifica los pensamientos con una idea y un conjunto de imágenes mentales que relaciona con una persona, lugar, animal o cosa. La regla del PLAC (Persona, Lugar, Animal, Cosa). Es decir:

PENSAMIENTO = PLAC + IDEA

Entonces nuestro amigo impostor puede esconderse pues detrás de varios pensamientos tipo:

CREENCIA = PLAC + IDEA CON CATEGORÍA DE HECHO (“No tengo experiencia en blogs”)

RECUERDO = PLAC + IDEA QUE APUNTA AL PASADO (“El último proyecto que emprendí fue un fracaso”)

PROYECCIÓN = PLAC + IDEA QUE APUNTA AL FUTURO (“No tengo ni idea si funcionara o no”)   

Entonces depende de la idea asociada nos generará una emoción que nos produce pánico, hará que no tomemos acción.

Lo curioso es que este síndrome del impostor afecta con más frecuencia a personas con mayor potencial, que suelen ser honestas y perfeccionistas que pueden aportar mucho al mundo con su talento.

Ahora que conocemos qué es y su origen, vayamos pues a ver cómo podemos vencer este miedo.

 

COMO VENCER AL SÍNDROME DEL IMPOSTOR

 

Quizás pienses: “Vale Daniel, creo que tengo el síndrome este. ¿Ahora qué hago?”.

Vale, pues ahí van varias herramientas para rebajar los humos al dichoso síndrome. Como ya hemos dicho anteriormente, el cerebro nos genera un pensamiento con una idea asociada que es una emoción (miedo) y para superar un miedo debemos ir al origen de ese miedo para transformarlo, ya que el miedo es una energía y la energía ni se crea ni se destruye, se transforma.

La Regla de la Atención

Esta es una de mis herramientas favoritas que aprendí recientemente.

Como hemos dicho anteriormente el pensamiento depende del cerebro, la emoción del cuerpo y la atención…¡¡¡la atención depende de ti!!!

Es decir

PENSAMIENTO (PLAC + IDEA) x ATENCIÓN [0,1] = EMOCIÓN = ACCIÓN

Entonces tú puedes decidir si la propuesta del pensamiento que genera el cerebro merece tu atención. Sustituyendo la palabra atención por un 0 (no me sirve) o un 1 (me sirve) en la ecuación el pensamiento… ¡Jamás podrá generar esa emoción ni esa acción si va en contra de tus resultados y propósitos! (para los de letras, cualquier cosa multiplicado por cero, es cero).

Haz la prueba, cada vez que te venga un pensamiento que no va acorde con lo que tú quieres hacer ahora, manifiéstate y dile a tu cerebro “este pensamiento no me sirve en este instante” o “este pensamiento es ineficaz en este instante” verás como neutralizas la acción en contra de tu miedo. (En el momento que estaba escribiendo este párrafo, el cerebro me propuso ponerme el último capítulo de Juego de tronos, pero al decirme yo mismo “Este pensamiento no me sirve en este instante”, se desvaneció y he podido continuar escribiendo sin problemas).

Aunque puede que tengas que trabajar la atención como yo para que sea más eficaz esta herramienta, ya que vivimos tiempos donde nuestra atención va saturada en mil cosas, casa, trabajo, redes sociales, email, netflix…pero me dejo este tema para tratar en otro artículo.

 Afirmaciones

Otra herramienta muy útil para transformar tus Creencias Limitantes en Creencias Potenciadoras es usar Afirmaciones.

Anótate afirmaciones positivas reescribiendo y repitiéndote cada mañana o noche antes de dormir esas frases potenciadoras. Escribe una afirmación que te potencie y repítela hasta interiorizarla, esto hará que te transformes. Un truco que a mí me funciona es añadir argumentos que la vayan convirtiendo poco a poco en una creencia potenciadora.

Modela

Escoge a personas de referencia, que hayan llegado donde a ti te gustaría y pregúntate: “¿Qué han hecho ellos que yo no he hecho aún? ¿Qué haría esta persona en mi lugar?”.

Sentido de Humor

Como has percibido en mi artículo, he usado un toque de humor en algunos comentarios, he ahí la clave para paliarlo. Reírse de uno mismo y divertirse hablando del tema hace que le quites hierro al asunto y que además tú o tu audiencia se lo pase bien, y en caso de cometer algún error te lo pasaran por alto.

Comparación Útil

Yo me preguntaba ¿Quién soy yo para hablar de esto? En vez de esta pregunta con la que nos compararemos con los que consideramos expertos, normalmente “idealizados”, pregúntate ¿Qué se yo en comparación de este tema? ¿Qué experiencia personal puedo aportar a lo que ya se ha hablado o escrito sobre este tema?

¿Qué puedo aportar a este tema? Pues tu experiencia es única y la forma en que te expreses también lo es. He ahí ya tu aportación al mundo.

Recordarte Éxitos y Logros

Aunque creas que sean pequeños, indaga en tu pasado. Incluso cuando creas que no los tienes o te cueste dar con ellos, hay que recordarlos.

Mi amigo y compañero de Mastermind Javi compartió conmigo un concepto simple pero efectivo que me ha ido genial: mantener un calendario de logros. ¿A que no adivinas qué tengo anotado en fecha 13 Mayo de 2019 :)?

Ganar Músculo

El practicar deporte, entrenar, en resumen moverte, es para mí una de las claves para superar no solo este síndrome, sino ¡muchos otros miedos! Sobretodo entrenando para ganar músculo hace que sea mucho más eficaz. Hay estudios que relacionan que a mayor musculatura, mayor fuerza mental tendremos, ganaremos seguridad en nosotros mismos, más fácilmente tomaremos decisiones y menos nos importara el “qué dirán”. Y en este punto no podría estar más de acuerdo. Personalmente desde que empecé a entrenar fuerza, ganar músculo y bajar mi ratio % de grasa / músculo he ganado sin duda más seguridad en mí mismo y he tomado mejores decisiones sin darle mil vueltas.

Gestionar Incertidumbre

Por mucho que investigues y te prepares nunca lo tendrás todo 100% claro, así que no te queda más remedio que avanzar a pesar de la incertidumbre. Yo no sé 100% la realidad de este blog, ni sé qué acogida tendrá al mundo o si solo lo leeré yo solo, aunque por lo menos me servirá para ordenar mis ideas y reforzar mis creencias potenciadoras.

 

CONCLUSIONES

 

Espero que todas estas herramientas te sirvan de ayuda para afrontar el síndrome del impostor con garantías. Hemos visto un poco cómo funciona nuestro cerebro y cómo generamos las creencias, que a su vez si son limitantes y nos generan miedo hacen que nos bloqueemos.

Hay que trabajarlo a diario, unos pocos minutos, como si de cepillarse los dientes se tratara, y crear este buen hábito, ya que de lo contrario, si no cambiamos nuestras creencias, será como subir por una montaña con una carga extra de peso que hará que nos dificulte el camino hacia nuestros sueños.

La clave está en seguir la regla de…¡¡¡¡Haz que tus sueños superen a tus miedos!!!!

Espero que te haya gustado el primer artículo de mi vida en un blog, no ha sido fácil escribirlo, pero creo que es clave y decisivo para el desarrollo personal, superarse a sí mismo, vencer miedos y seguir tus sueños para obtener una ¡¡¡Existencia Poderosa!!!

Mil gracias por tu tiempo de lectura y si te aportado algún “aha moment” por favor ¡compártelo!

¡Un abrazo!

Daniel

 

Bibliografía leída y recomendada para profundizar sobre este tema.

El Libro que tu cerebro no quiere leer. David del Rosario

Los seis pilares de la autoestima. Nathaniel Branden

Controle su destino: Despierta el gigante que hay en ti. Tony Robbins

Te ha gustado el artículo? Suscríbete para avisarte de la próxima publicación y de las novedades!

*El responsable de este sitio es Daniel Masllovet Perez, cuya finalidad es el envío de boletines de novedades e información sobre contenido del blog, con la legitimación de tu consentimiento otorgado en el formulario. El destinatario de tus datos (herramienta que uso) es MailChimp como plataforma de automatización de mercadotecnia. Al hacer clic a continuación entiendes que tu información se transferirá a MailChimp para poderte enviar los boletines de acuerdo con su política de privacidad y términos.

16 Comentarios

  1. “Lo curioso es que este síndrome del impostor afecta con más frecuencia a personas con mayor potencial, que suelen ser honestas y perfeccionistas que pueden aportar mucho al mundo con su talento” -> Exactamente esto estuve hablando hace un par de días con un amigo y es un hecho, pienso como tú, cuando se tiene este tipo de sindrome es porque a la vez existe un potencial enorme, el cual es tan grande que llega a bloquear a la persona que lo posee.

    Pedazo de articulo Dani, me quito el sombrero 😉

    1. Gracias Esteban por tu feedback! Si el sindrome tiene su publico :).

  2. Hola Daniel, me ha gustado mucho el artículo y voy a poner en práctica los consejos que me dices para afrontar esas barreras mentales que la cabeza nos cuenta a veces y nosotros nos creemos. Así qué cambiando por mejor ideas para avanzar! Enhorabuela! me ha encantado el artículo!

    1. Gracias Adriana por tu comentario y compartir tu reto! Ya nos contaras como te va poniendolo en practica!

  3. Muy buenos los consejos. Me gusta especialmente el primero, poner tu atención donde toca. Es frustrante al principio (como querer dejar de tener un tic) pero con el tiempo se va interiorizando.

    También añadiría un último consejo a tu lista: no te flipes, sé realista. Cabe la posibilidad de que seas realmente un impostor, asegúrate de moverte la mayor parte del tiempo en terreno algo conocido.

    ¡Un abrazo!

    1. Gracias Toni por tu comenario! Estoy deacuerdo contigo, el tener una autoimagen de aceptación y una imagen ideal no muy alejada de tu realidad actual, hace que sufras menos y disfrutes mas del camino hacia tu sueño :).

  4. Me ha encantado Daniel. Tienes razón y me siento identificada en muchos aspectos, pues me considero una persona perfeccionista y siempre creo que “me falta saber algo más”, para realizar cualquier proyecto. En realidad, son los miedos lo que nos paralizan.
    Muy buen artículo. ¡ENHORABUENA! y adelante con el proyecto.

    1. Gracias Marijo por compartir tu “ahamoment” 🙂

  5. Pedazo de artículo que te has marcado Daniel. Gran trabajo!!

    Un abrazo

  6. ¡Muy buen artículo Daniel! El síndrome del impostor es un miedo muy común entre los que nos consideramos emprendedores, ya que siempre estamos metiéndonos en “fregaos” sobre los que, a menudo, no conocemos mucho. Parece que nunca estamos a la altura.

    Muy buenos los consejos qué das para superarlo, mi preferido es el de poner la atención en los pensamientos que tenemos. Al final, todas las acciones que llevamos a cabo han sido antes un pensamiento, por lo que si controlamos lo que pensamos, controlaremos también nuestras acciones.

    ¡Mucha suerte con tu nuevo proyecto, compañero!

    1. Gracias Jose! Si los emprendedores a veces se nos considera como de otro galaxia, es el precio que hay que pagar por querer hacer un mundo mejor.

  7. Muchas gracias por transmitir tus conocimientos al mundo desde tu perspectiva!
    Muy buenas las recomendaciones de la bibliografía, estoy deseando leer tu siguiente artículo Dani!!

    A por ello!! 🙂

    1. Gracias Lucia :). En ello estamos!

  8. ¡Enhorabuena Daniel!
    Sin duda un gran artículo para empezar. Muy clarificador. Nos ayudas a todos con este post y con los que vendrán. ¡Adelante!

    1. Gracias Vicenç! Que tal va tu blog?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies